La importancia de un Backup.


En un mundo cada vez más globalizado en donde las tecnologías han permitido superar las barreras físicas y las personas utilizan con mayor frecuencia dispositivos para realizar variados tipos de tareas, entre estas almacenar grandes cantidades de información, que en muchos casos es única, imprescindible e irrepetible; se hace fundamental contar con uno o más respaldos de la misma. Según datos entregados por los responsables de World Backup Day, a lo largo del presente año deberíamos alcanzar una cantidad de datos cercana a los 1,8 zettabytes de información. Para tener una idea, 1 zettabyte equivale a 1 billón de terabytes. ¡Caramba!

Aunque muchos usuarios están familiarizados con este término, para los que aún no lo están, un respaldo, backup o copia de seguridad es un proceso mediante el cual se crean copias de archivos o la imagen completa de un sistema en otra ubicación para poder recuperarla en la eventualidad de que esta se pierda.

Hay varios motivos por el cual se hace fundamental contar con un respaldo. Desde la infección por un código malicioso por no adoptar una conducta adecuada y una solución de seguridad con capacidad de detección proactiva, el robo o extravío del dispositivo, hasta la falla por un uso prolongado u otro motivo de cualquier pieza de hardware, incluyendo discos duros y unidades de almacenamiento sólido (SSD). Desafortunadamente, estos dos últimos componentes informáticos son los que tienen una vida útil por lo general más limitada que el resto. Por ejemplo, todo disco duro posee un motor eléctrico que eventualmente dejará de funcionar. Por otro lado, cualquier golpe o movimiento podría provocar un mal funcionamiento en el plato giratorio del mismo. Los SSD no poseen motor ni plato giratorio, no obstante, tienen una cantidad de escrituras de información limitada.

  • ¿Dónde se debe almacenar una copia de respaldo? Algunos usuarios creen que sólo basta con crear una copia del archivo a respaldar en otra carpeta o partición del disco duro, sin embargo, esto es incorrecto debido a que una falla o infección podría provocar la pérdida del original como de la copia. De este modo, el respaldo debe ser guardado en otro medio como un disco duro portátil, pendrive o unidad de almacenamiento extraíble, medios ópticos como CD/DVD/Blu-ray, o servicios en línea (en la nube). Cabe destacar que es recomendable almacenar la copia de seguridad en dos medios distintos. Aunque poco probable pero no imposible, puede suceder que tanto la computadora como el pendrive se extravíen. En ese caso un segundo lugar de respaldo sería la única solución.
  • ¿Cómo puedo realizar un backup de mi información? Lo primero es determinar qué tipo de datos son los importantes y necesarios a la hora de realizar una copia de seguridad. Por ejemplo, es prescindible crear un respaldo del instalador de un navegador web, sin embargo, los favoritos o marcadores que tengamos almacenados podrían ser difíciles de recuperar, por lo mismo, sería necesario contar con una copia de estos. Creando una copia manual de documentos, fotografías, o cualquier información valiosa en otro medio es suficiente. Una buena idea para ahorrar espacio y poder establecer una contraseña de acceso, es comprimiendo la información mediante una utilidad gratuita como 7-Zip. También, Windows 7 permite realizar respaldos de forma sencilla.
  • ¿Cada cuánto tiempo conviene crear una copia de seguridad? La respuesta a esta interrogante varía de acuerdo a la periodicidad de los cambios. Si se está trabajando en un proyecto de gran envergadura en donde se realizan a diario cambios en los documentos, es necesario respaldar todos los días. Sin embargo, como regla general, es recomendable hacerlo de forma periódica cada una semana. Hacer una copia una vez al mes o al año no es suficiente.

Aunque a simple vista pueda parecer innecesario llevar a cabo copias de seguridad de forma regular, la realidad de la situación nos dice que es imposible determinar de forma certera cuándo ocurrirá un escenario desfavorable, como la pérdida del dispositivo, la falla del mismo, una infección u otros que produzca la pérdida de valiosa información. En este caso cabe el refrán: más vale prevenir que curar, considerando que además, existe la posibilidad de que lo que no se haya respaldado no esté en ningún otro lugar del ciberespacio.

Por eso, seamos precavidos con nuestros datos, para no echarlos de menos y ahorrarnos una montaña de trabajo.

Publicado el julio 3, 2012 en Seguridad y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s